23 octubre, 2011

Televisión y bebé, mala combinación

El tema es una de esas viejas polémicas que aparecen, desaparecen y vuelven a salir de cuando en cuando: ¿Cuándo es demasiado pronto para permitir a un bebé que vea la televisión? Los expertos han dictaminado: apaga la televisión ya

Hace diez años la American Pediatrics Association hizo una serie de recomendaciones al respecto, advirtiéndonos a los padres que debíamos limitar las horas de televisión de los menores de dos años. Por entonces los estudios sobre consumo de medios y desarrollo infantil no habían hecho más que empezar.

Hoy día se atreven a ser algo más concisos: no es bueno, y probablemente sea perjudicial, para el cerebro de los bebés, estar expuestos a la pantalla. Según leemos en un artículo de la revista 'Wired', los medios audiovisuales son potencialmente dañinos, tanto si se consumen directamente como si quedan en segundo plano, dice un nuevo informe de la APP. Aunque la programación haya sido diseñada como "entretenimiento", no debería ser considerada por los padres como una vía educativa de ningún tipo.

¿Os habéis planteado alguna vez cómo les sienta a nuestros bebés una pantalla? Con más o menos convencimiento, recurrimos a menudo a ponerles un rato para que vean los dibujos animados en la tele, un dvd con alguna película o serie de entretenimiento, vídeos de internet... Sobre todo, cuando ya pasan del año y se vuelven más inquietos.

Señala el informe que hoy día se ha vuelto un problema la accesibilidad de las pantallas. Y que tanto si queremos como si no, niños de unos 12 meses pueden pasar alrededor de dos horas mirando una de ellas.

No solo eso: el grupo de edad de 0 a 2 años se ha convertido en un objetivo concreto de productos audiovisuales 'educativos' que es a menudo promovido por los propios padres, convencidos de que son beneficiosos.

Los estudios que se han venido haciendo en los últimos 10 años, en los que se basa la nueva recomendación de APP, dicen que antes de los dos años los niños no entienden lo que sucede en la pantalla, y solo ven un telón fascinante e hipnótico.

Y estos son algunos de los problemas asociados:

  • la televisión en la noche puede producir alteraciones del sueño y pesadillas en los bebés;
  • toda vez que está encendida, hay menos conversación en la casa. Si no se habla, el bebé difícilmente va a poder aprender el lenguaje.
  • existe, al parecer, una relación directa entre "tiempo de TV" y "retrasos en el desarrollo", así como parece relacionarse con problemas de atención.

Además, la televisión encendida es entretenimiento pasivo: el niño se distrae de su juego y, al cabo del tiempo, acabará por no saber jugar solo.

Los expertos de la asociación nos dicen que no recurramos a los programas educativos ni a los dibujos animados, que intentemos acostumbrarlos al entretenimiento con juguetes, en entornos seguros, si es que no podemos sacar tiempo para ir al parque u otras actividades con ellos.

Nos han vendido tantos productos como "apropiados", "pedagógicos", "especializados en el desarrollo del bebé" que no sirven para nada, según esto... ¿Cuánta televisión permites a tu bebé? ¿Verdad que a veces dejarles ver la tele un rato es un descanso?

Salud Ya

mas

mas