22 abril, 2009

Cómo combatir el cáncer con vino, nueces y zumo de pomelo

Conocidos por sus virtudes para la salud debido a su elevado contenido de antioxidantes, las nueces, el pomelo y el vino también parecen tener propiedades anticancerígenas específicas, según varios estudios publicados en Estados Unidos.

Beber vino tinto, blanco o rosado alargaría la supervivencia de pacientes afectados por linfomas no Hodgkin, un cáncer del sistema linfático, revela una investigación epidemiológica presentada el martes en la conferencia anual de la American Association for Cancer Research (AACR), que se celebra en Denver (Colorado, oeste de EEUU).

"Esta conclusión es propensa a controversia ya que un consumo excesivo de alcohol es dañino para la salud y es difícil establecer una definición precisa de lo que es razonable y excesivo cuando se trata de beber alcohol", explicó Han Xuesong, de la Universidad Yale (Connecticut, noreste), principal autor de estos trabajos.

"Seguimos sin embargo viendo constantemente una relación entre el consumo de vino y las evoluciones positivas del número de cánceres", añadió.

Este estudio, realizado en 546 mujeres afectadas por este tipo de linfoma, es el primero que examina el vínculo entre enfermos que sufrían de este cáncer y un consumo moderado de vino. La cerveza u otras bebidas alcohólicas no tuvieron ningún efecto beneficioso, precisó el estudio.

Los autores concluyeron que la tasa de supervivencia de al menos cinco años después del diagnóstico fue mayor en aquellas pacientes que consumieron vino durante varios años (76%) que en aquellas que no habían bebido (68%).

Para las pacientes que alcanzaron un forma más agresiva de este mismo cáncer, el linfoma primitivo de grandes células B, el impacto del consumo de vino fue más claro, con una reducción del riesgo de muerte o recaída del 40% al 50%.

Los investigadores determinaron que el conjunto de enfermas del grupo que consumió vino durante al menos 25 años antes del diagnóstico tenía de un 25 a 35% menos riesgo de muerte o recaída.

El estudio se basa en un consumo medio de seis vasos de vino al mes durante varios años, precisó Han a AFP, quien prevé hacer también un estudio sobre el vino tinto y sus efectos sobre las enfermedades cardiovasculares.

Por otra parte, una investigación sobre ratones, también presentada en la conferencia de la AACR, indica que el consumo de nueces, ricas en ácidos grasos Omega-3 y en fitosteroles, un anticolesterol, reduciría el riesgo de cáncer de seno.

Un grupo de roedores programados para desarrollar tumores de mama fue alimentados diariamente con el equivalente humano de 56 gramos de nuez, en tanto un grupo testigo fue sometido a otro régimen alimentario.

Después de cinco meses, la totalidad de este último grupo había desarrollado tumores mamarios, mientras que en los ratones que consumían nueces, estos tumores aparecieron al menos tres semanas más tarde, explicó Elaine Hardman, de la Universidad Marshall (Virginia Occidental, este).

"Queda claro que las nueces contribuyen a un régimen alimentario sano que puede reducir la incidencia del cáncer de mama", dijo.

Finalmente, un estudio realizado en 28 pacientes afectados por distintos tumores mostró que el zumo de pomelo combinado con el immunodepresor rampamicina aumenta claramente los efectos de este tratamiento anticancerígeno, lo que permite reducir las dosis, señaló Erza Cohen, oncólogo en la Universidad de Chicago (Illinois, norte de EEUU).

Salud Ya

mas

mas